La “mafia” de macacos que roba a los turistas

Los turistas que caminan distraídamente por los alrededores del templo Uluwatu, en Indonesia, corren el riesgo de perder gafas, sombreros, cámaras fotográficas y otros objetos que lleven consigo.

Y es que este antiguo templo balinés, construido en la cima de un acantilado, está habitado por macacos que han aprendido no solo a robar las pertenencias de los visitantes sino también a intercambiarlas por comida.

Si bien robar objetos es un comportamiento frecuente en macacos y otros primates que viven en ambientes compartidos con seres humanos, lo interesante en este caso es que los animales usan estos objetos para negociar con los humanos el pago de una recompensa en forma de alimentos.