La SAT frena el desarrollo de pequeños negocios

 

 

A pesar que el jefe de la SAT, Juan Francisco Solórzano Foppa, en recientes declaraciones informara que los inconvenientes han sido por un ataque a los sistemas informáticos de la institución, los guatemaltecos que tienen necesidad de hacer gestiones en esa Superintendencia señalan que los problemas vienen de mucho tiempo atrás.

Un ejemplo son las importaciones. Hace unos meses se podía comprar en el extranjero y los trámites de importación eran hechos con rapidez, sin importar el precio de los productos comprados; hoy, si las compras superan los mil dólares automáticamente pasan trámite de póliza de individual, y allí comienza el calvario, que puede durar desde un par de semanas hasta varios meses, antes que los productos puedan llegar a las manos del comprador.

Esos problemas son una muestra de la incapacidad de esta institución carcomida por la corrupción que, en lugar de incentivar las importaciones y el desarrollo nacional, ponen trabas y alejan las oportunidades de superación de los guatemaltecos.