La verdad sobre la tragedia del Hogar

¿POR QUÈ SE FUGARON?
Existen tantas teorías sobre los acontecimientos en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción como intereses por hacer negocios de la tragedia.
Por una parte los polìticos que tratan de culpar al gobierno para causar un desgaste y tener màs chance de llegar al poder. Por el otro, los activistas que abonan a su lucha por imponer agendas para imponer sistemas de vida extranjeros. Se adicionan ciertos medios de prensa interesados en ocultar la verdad para dramatizar y poder vender màs.
Pero, lo que dicen las sobrevivientes no concuerda con la alharaca mediàtica. Ellas cuentan que recibìan tres tiempos de comida mas dos refacciones. Las monitoras encargadas del sector de mujeres eran tambièn de sexo femenino. El centro contaba con areas de recreo y deportes, Y el trato hacia quienes se portaban bien era el adecuado.
Sin embargo, algunas adolescentes se revelaban constantemente porque querían salir a la calle, Ya sea para drogarse, reunirse con algùn novio o visitar a familiares que ya no las visitaban.
Cualquier persona que tiene hijos adolescentes conoce de cerca las dificultades para tratar con ellos. Es una etapa de rebeldía y de reafirmaciòn del caràcter que suele acompañarse de perìodos depresivos.
El detonante de la tragedia fue la fuga de un gran nùmero de ellas. De acuerdo a la ley, una vez fuera del Hogar, deben ser llevadas ante un juez. El INACIF, la PDH y la PGN estarìan obligados a certificar su estado de salud y el juez luego deberìa determinar si remitirlas de regreso al mismo centro de protecciòn o a otro.
Cuando las jovencitas fueron localizadas las llevaron en buses de vuelta al Hogar. Los encargados de la instituciòn se negaron a recibirlas porque debìan de agotarse los procedimientos de ley. Sin embargo, al no llegar a acuerdos, la PDH se retiró para lavarse las manos.
Eran las tres de la madrugada cuando el personal del Hogar Seguro, por no tener otra alternativa, permitió que las jovencitas se quedaran en una habitaciòn para pasar la noche. Al dìa siguiente serìan llevadas ante juez competente para dilucidar su situaciòn jurídica. Les proporcionaron alimentos y, ante el temor de una nueva fuga, fueron dejadas al resguardo de las mujeres policìas. Por la mañana se les sirviò el desayuno en bandejas de duroport. Algo inusual puesto que en el Hogar se les servìa en platos de plàstico, pero al estar en impase su ingreso a ese centro, se convirtieron en huéspedes temporales.
Al parecer, luego del desayuno pidieron hacer uso de los sanitarios, pero una de las jóvenes que era custodiada por las policías armò un escàndalo que motivò a las oficiales a cancelar el procedimiento. El bochinche comenzó cuando las detenidas quebraron los vidrios de las ventanas y formaron una torre con los colchones y utilizaron el centro como sanitario. Para no ser vistas desde afuera, colocaron los colchones frente a las ventanas y una de ellas sacò los fòsforos de la calceta y les prendiò fuego.
Las càmaras de seguridad indican que la encargada de las llaves se tardò once minutos en abrir la puerta. Se deduce que las oficiales estaban molestas por la actitud de las señoritas y quisieron darles una lecciòn. Sin embargo, la magnitud del fuego, lo reducido del recinto y la puerta de metal fabricada para resistir las constantes fugas, impidieron que se rescatara a màs personas con vida.
La investigaciòn sacarà a luz estas y otras interioridades de los acontecimientos de ese dìa. En tanto, hay personas detenidas que no tuvieron responsabilidad y personas libres que si la tuvieron. Esperemos que se haga justicia.
ram/25.03.17
Noticiero El Vigilante
Punto X Punto